Políticos y redes sociales.

Un ejemplo

Un ejemplo

Otro ejemplo
Otro ejemplo

Más ejemplos

Todos nuestros representantes, bien sea en el Congreso, como en las distintas autonomías, gozan, gracias a nuestros impuestos, del uso y disfrute de las tecnologías más avanzadas.  Todos disponen de teléfonos de última generación, tabletas de iPad y líneas de ADSL gratuitas, para ellos, que les pagamos nosotros.

 Es interesante comprobar cómo hacen uso de dichos juguetes a nuestros “representantes”.  Los que lo hacen, por que la gran mayoría ni saben cómo encenderlos.  Los que lo utilizan parece que lo hacen con el único objetivo de comunicar sus próximas apariciones en medios televisivos o tertulias radiofónicas.  Dicen casi todos la misma cancioncilla: “Esta noche a las 22:30 estaré en el programa el tigre negro”.  O por ejemplo; “en el congreso de las juventudes narcisistas de los populares de Palma”.

De estas frases no pasan, al parecer no saben o no quieren interactuar con las redes sociales, dado que ello les reportaría tener que contestar a cuestiones para las que no saben ni por dónde empezar fuera de las consignas del parido ese día.

Por otro lado tampoco leen los mensajes que miles de usuarios de las redes se molestan inútilmente de remitirles, menos aún de contestar dichas preguntas.  Así que eso de participar en las redes y estar al tanto de lo que las personas pensamos o queremos saber sobre su gestión, les resbala.

¿Para qué , entonces les pagamos esos caprichos?.  Ni saben, ni contestan, ni se hacen presentes en las redes por miedos a posibles “garrafadas” y sus consecuencias de cara a sus superiores.  Estos que tanto dicen trabajar por el bien de los demás, no utilizan los medios que les hemos pagado, con el fin de estar cercanos a los que les hemos votado o les pagamos el sueldo y sus adendas.

Al renunciar al acceso a las redes, viven de espaldas a la realidad y al sentir de los ciudadanos, que a día de hoy las utilizamos constantemente como medio de opinión y comunicación.  Estemos o no de acuerdo unos con otros, al menos intercambiamos pareceres y sentires.  Y nos permite tener opinión y sobre todo debate sobre los acontecimientos que vivimos.

Los políticos, así como los periodistas con presencia en televisiones, solo hablan de si mismos, de sus intervenciones en tertulias, de sus fotos con fulano, de sus asistencias a congresos o mítines, pero jamás, y digo jamás, hacen una sola pregunta sobre la opinión o incidencia de una Ley o una decisión en el normal de los comunes, que aquí andamos enredando en las redes sociales.  Si te diriges a ellos, tendrás la callada por respuesta.  Y no verás nunca una sola línea que les vaya a someter a debate o crítica por parte de los participantes en el “foro” de los foros actuales.

Viven al margen, les resulta barato, cómodo y así no tendrán que preguntarse o cuestionarse nada.  Conciencia plana, tal como su paso por la vida pública, que se limita a poner la mano, aprovechar los chollos de la ventaja que les da sus puestos, en cuanto a información privilegiada, y a seguir las consignas del patrón.

Así que eso que tanto cacarean de “Democracia participativa”, no son más que “palabros” bonitos para engatusar al iluso, seguir viviendo del cuento y del todo ajeno a crítica o participación en el foro de las redes.

Les haría un gran bien pulsar el sentir de muchos miles que tienen mucho que aportar, ideas de provecho y críticas constructivas.  ¿Por qué tanto miedo?

Más información aqui.

Anuncios

Publicado el 10 octubre, 2012 en Pensamiento, Política, Social y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Supongo que cada uno cuenta su experiencia personal. La mia, salvo excepciones dista bastante de lo aquí expuesto. Si bien, no todos los representantes de la soberanía nacional poseen un perfil en alguna red, los que yo tengo en mi perfil- alguno me sigue, otros no- suelen utilizarlo con cierta asiduidad. El ejemplo más cercano es González Pons, que al menos una vez por semana, los viernes tarde, mantiene charlas con sus seguidores y rara es la vez que no responde, incluso a descalificaciones de tipo personal. Santiago Cervera, también, Borja de Lugo ( senado ), Mario Conde ( este es un caso aparte ) Llamazares y Cayo Lara( aunque sea paraa soltar estupideces ) Ignacio Escolar, Toni Cantó, … por poner ejemplos de diferente ideologías.
    Los que si son más reacios, son los Ministros: Por ejemplo: José Manuel Soria, lleva personalmente sus redes, otrora muy activas, y actualmente mucho menos, por escasez de tiempo para dedicar ( sus propias palabras ).
    Aunque si es cierto, que a pesar de ello, existen muchos representantes que no usan las redes ni las tecnologías a su alcance para escuchar al ciudadano.
    Esta es mi experiencia personal. Supongo que como en la viña del Señor, habrá de todo.
    Un abrazo Antonio

  2. Para muestra sirve un botón que escuchaba yo desde niño a mis mayores, en este caso utilizaré un Tuit de hace unos días para apoyar tus argumentos.
    “Twitter, la gran herramienta Universal que bien utilizada, conseguirá acabar con los abusos sociales de Oligarcas y Caciques”
    Los poderes utilizaron tradicionalmente la ignorancia y los miedos para subyugar a los administrados en beneficio de sus intereses. Hoy paradógicamente han cambiado las tornas, las redes demandan transparencia en la gestión y por ello, son los políticos los que no saben como hacer para ocultar sus ignorancias y sus miedos.
    Vivir para ver, hoy las ciencias adelantan… Saludos

  3. Buenos días

    Ya que me habéis lanzado el guante a participar en esta interesante conversación lo hago, y con mucho gusto!

    Partiendo del hecho de la total compresión del cabreo, decepción, hastío (y todo lo que se nos ocurra) relacionado con el actual panorama político (los políticos como tercer problema de nuestra sociedad) creo que algunas de las afirmaciones que expones en tu post no coinciden con los datos que se pueden extraer tanto de la presencia como de la actividad de los políticos (concretamente diputados y senadores) en las plataformas principales de la Web 2.0 (Twitter, Facebook y Blogs).

    Aunque no todo son discrepancias! 😉 Coincido contigo en la muy pobre capacidad de los políticos (siempre hablando en términos generales) a día de hoy para utilizar estas plataformas como herramientas muy útiles para PREGUNTAR, como tú dices, sobre diferentes aspectos en los que ellos han de trabajar en sus cámaras correspondientes.

    Empecemos por las discrepancias e intentaré argumentar y aportar los datos que pueda tener:

    1. “Los que lo hacen (uso de smartphones, ipads…), por que la gran mayoría ni saben cómo encenderlos…”: A fecha 2 de septiembre un 53% de los diputados en Congreso y un 45% de los senadores tienen presencia en Twitter http://www.slideshare.net/dalvarez37/parlamentarios-20. Datos que van muy en la línea de la media general de penetración del ciudadano http://www.slideshare.net/TCAnalysis/4-oleada-observatorio-de-redes-sociales . Estos datos lo único que demuestran (aunque creo que es relevante) es el falso mito de que los políticos no están en las redes sociales (otra cuestión es cómo están, es decir, el uso que hagan de ellas). Respecto al uso de smartphones, ipads y demás plataformas de conexión en movilidad, curiosamente los datos que nos muestran las estadísticas es que casi un 80% de la actividad que generan en Twitter lo hacen a través de esos dispositivos (aunque en mi opinión muy personal, creo que un porcentaje tan elevado conlleva otras consideraciones negativas como el uso limitado de Twitter que puedan estar haciendo).

    2. “Los que lo utilizan parece que lo hacen con el único objetivo de comunicar sus próximas apariciones…”: Esta afirmación, si no me equivoco, la haces en el contexto de que los políticos sólo usan las redes sociales como un altavoz donde se limitan a informar de su actividad y como una mera plataforma propagandística. No estoy de acuerdo contigo (aunque es evidente el gran margen de mejora que tienen los políticos en este tema en concreto). En Twitter se intenta establecer unos baremos para ver el nivel de interacción que pueda tener cada cuenta. Básicamente se relaciona el número de tweets que mencionan (mentions) al político de turno con el número de respuestas (replies) que da a esas menciones. Los baremos varían mucho en función de distintas circunstancias (a mayor número de menciones el porcentaje del nivel de interacción disminuye) como si un político recibe muchas o pocas menciones. Partiendo de la base de que, en general, el nivel de interacción es bajo ni mucho menos es nulo, incluso en algunos casos concretos el nivel es alto. Los datos los puedes consultar en el primer enlace que te he puesto, pero a modo de conclusión sí que creo que hay políticos que están haciendo una buena labor en cuanto a la conversación generada a su alrededor. Por supuesto hay casos de políticos que su nivel de interacción es prácticamente nulo, y al final deduzco que todo va muy relacionado con la propia actidud que pueda tener cada uno de ellos en su vida fuera de las redes sociales. Ejemplos de políticos que interactúen con los ciudadanos: @jcoscu, @santiagocervera, @NachoSAmor, @pablomartin666, @antonimanchado, @GaviotaPP, @AnderGil, @gonzalezpons, @elenavalenciano, etc… La dificultada está en esos políticos que reciben miles y miles de menciones cada semana, eso repercute en la dificultad de gestionar su cuenta Twitter (no incluyo en esta reflexión cuentas Twitter que gestione un equipo de comunicación, ahí sí que debería interactuar muchísimo más).

    3. “Tampoco leen los mensaje de miles de usuarios…”: Entiendo y comparto que esa sensación se pueda tener, pero desgraciadamente es imposible mediante datos tener la certeza de si un usuario lee o no las menciones recibidas.

    Y sobre los puntos que coincido contigo:

    1. “Jamás, y digo jamás, hacen una sola pregunta…”: Jamás, jamás, tampoco es eso… 😉 Pero sí es cierto que poniéndonos en el mejor de los casos, el político ha asumido las redes sociales como una plataforma para interactuar con el ciudadano, pero quizás está limitando esa interacción a la conversación, y no está usando a día de hoy las redes sociales como un elemento ideal para ejercer la escucha activa y lanzar preguntas a su audiencia con el fin de tomarle el pulso a la “sociedad civil” que funciona por las redes. A modo de ejemplo, te indico un pequeño estudio de las páginas Facebook de los principales partidos políticos, se analizaron niveles de interacción, viralidad, etc.., y pude extraer un dato muy significativo: en 5 meses las 6 paginas FB analizadas publicaron 2.772 posts en sus muros de FB, pues bien, de esos 2.772 sólo 1 fue una encuesta en la que se les preguntaba alguna cuestión a los seguidores de la página en cuestión. Te paso el enlace: http://parlamento20.es/analisis-de-las-paginas-facebook-de-los-6-partidos-politicos-principales-en-el-congreso

    2. “Todos disponen de teléfonos de última generación, tabletas de Ipad y líneas de ADSL…”: Eso es un hecho sin discusión, y es más, yo soy de la opinión que si un político no va a hacer uso de estas herramientas como plataformas para contactar con el ciudadano no se le aporte dicho material, o en su defecto que no se lo dieran de forma gratuita. Y en relación a este tema, te enlazo un post del diputado Pablo Martín (@pablomartin666) en el que, entre otras cosas, trataba esta cuestión: http://blogueadoagain.blogspot.com.es/2012/06/parlamentarios-espanoles-nuestra-verdad.html

    En fin, creo que la contestación ha sido muy larga, pero creo que la ocasión lo merecía.

    A tu disposición.
    @dalvarez37

    • Le agradezco su extensa aportación y todas sus observaciones. como bien indica el problema es el “USO” que dan a las RRSS.
      Normalmente no se interactua y menos se hace una toma del pulso de los ciudadanos en cuanto a toma de decisiones o aprobación de leyes o normas.
      Yo suelo dirigirme a los que hacen alguna mención, jamás he tenido respuestas. Comprendo que han de estar tiempo leyendo las menciones o comentarios, pero eso va en el suelto y máxime cuando los “herramientas”, son aportación de los ciudadanos.
      Al margen de la falta de interés generalizada del buen uso de esos dispositivos, comparto con Vd. que los que no hagan uso de las mismas, se las paguen de su bolsillo.
      Es una pena no utilizar las estupendas herramientas que tienen a su disposición para conectar con el sentir de los ciudadanos.
      Una vez más, gracias por su aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: