De espaldas al pueblo

Dos de Mayo

Dos de Mayo

Un famoso 2 de Mayo de 1808 el pueblo toma la iniciativa ante la inoperancia de sus dirigentes.  Estos días recordamos aquella efemérides como algo que unió al pueblo español y fue el comienzo de la independencia del yugo francés, consecuencia de los egoísmos y ambiciones de políticos y dirigentes que solamente miraban por sus propios intereses.

Hoy  vivimos bajo el paraguas de una falsa democracia, pero con la realidad de un absolutismo tan aplastante como el que nos impuso aquel famoso felón de Fernando VII.  Los protagonistas son distintos, pero la realidad nos recuerda mucho a aquellos tiempos.  Unos dirigentes que viven de espaldas a las necesidades del pueblo que los sostiene.

A consecuencia de aquellos acontecimientos surge en Cádiz la famosa Pepa, Constitución liberal que consagra al ciudadano, al pueblo, como soberano.  Se proclama de libertad de prensa y se comienza a organizar el Estado regido por las Cortes.  La ilusión, como todos saben, duró más bien poco.

A día de hoy, so pretexto de democracia, estamos ante un abuso por parte de una “casta” de privilegiados que defienden con uñas y dientes sus status, sin ceder al clamor de ese pueblo mal llamado soberano, dado que son capaces de llevarlo a la más paupérrima miseria, antes de racionalizar la elefantiásica estructura estatal, consecuencia de la las autonomías.  Éstas, más que autonomías, son pequeños reinos de taifas que conspiran contra el mismo Estado que les dio esos privilegios.  Todo un despropósito.

Cualquiera, medianamente informado, puede hacer comparativas del número de funcionarios existentes en nuestro país, con respecto al número de habitantes, del número de políticos por número de habitantes, y así podemos llegar a los coches oficiales, las subvenciones, las ayudas,  las empresas públicas y un sin fin de despropósitos creados con el único fin de mantener a los adeptos bien protegidos y callados.

A la hora de mantener el chiringuito de la casta, los  ciudadanos, “los soberanos”, se ven cada día más pobres, más aplastados de impuestos, tasas y demás detracciones de sus ingresos, con el pretexto de una crisis, que siendo en parte verdad, es la excusa perfecta para mantener la presión y no enflaquecer al monstruo de Estado que han creado.

Los que nos molestamos por seguir en las redes sociales el sentir de la gente, vemos día a día cómo la indignación es creciente, cómo las situaciones de desesperación llevan a nuestro jóvenes a emigrar del país sin esperanzas de volver.  Cómo los psicólogos tienen exceso de trabajo debido a las depresiones, y cómo se han destruido las esperanzas de un pueblo.

Decepción, aburrimiento y cansancio, son los estados de ánimo de la gran mayoría, que grita basta ya, pero que nadie les escucha.  Muchos ante la desesperación, ante esta gran injusticia optan por dejarse llevar y no implicarse en nada, saben que de nada les sirve dedicar tiempo y esfuerzo contra esta casta inmisericorde que da las espaldas a aquellos esforzados y desangrados ciudadanos que a la fin y a la postre son los pagan sus privilegios.

No será un nuevo dos de mayo, pero ahora será Europa la que diga hasta aquí hemos llegado, porque nuestro desprecio a los que verdaderamente generan riqueza, pasa factura a toda la Unión Europea y éstos, más antes que después, nos van a intervenir, acto que verdaderamente será la solución a los despropósitos de una casta política insensible, egoísta, y de miras muy cortas.

Si no terminamos nosotros con la locura de las autonomías, serán otros los que nos impongan la racionalidad y el sentido común, dado que nuestros dirigentes, convertidos en casta, no son capaces de tener el más mínimo gesto de patriotismo.  Menos aún los reinitos de taifas que conspiran contra España.

Así, no vamos a ninguna parte por más que nos aplaste a impuestos y a pagar hasta por respirar.

Anuncios

Publicado el 3 mayo, 2012 en Pensamiento, Social. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. ANT de la Vega

    Estoy de acuerdo con su reflexión, excepto en in pequeño detalle: El porcentaje de empleados públicos en España es del 9%. En Suecia es del 25%.

  2. Efectivamente si entiendes por empleados públicos a los funcionarios exclusivamente, pero entre políticos, funcionarios, sindicalistas, liberados, consejeros, puestos de designación digital, etc, el número es muy superior y a eso me refería. Gracias por el comentario D. Antonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: