Así no D. Mariano (y II)

Hasta cierto punto podemos comprender que las propuestas de reformas acometidas por el actual Gobierno de Mariano Rajoy, no puedan acometerse en tan corto periodo de tiempo como el transcurrido desde su investidura.

No obstante, las ya acometidas, son a mi juicio, cortas y poco ambiciosas.  La reforma del Mercado de Trabajo, como la nueva ley de transparencia,  dan una de cal y otra de arena.  El asunto, en el fondo de los problemas, no es tanto la transparencia o la agilización del Mercado de Trabajo, como el tremendo peso impositivo que sufre la sociedad española debido a la superestructura del Estado.

Tampoco sería demasiado ese gran peso impositivo, si el Estado cumpliera con sus obligaciones y las leyes y normas que él mismo se ha dado.  Han olvidado que éste, el Estado, se mantiene gracias a la riqueza producida por sus ciudadanos y ha de ajustarse a tales ingresos.

El tan manido ejemplo de administrar el Estado como se administra una familia, es utilizado por unos y otros en su teoría, pero a la hora de la verdad, seguimos manteniendo los mismos gastos y nivel de vida que cuando la riqueza producida lo medio justificaba.

Cuando en una familia entran 1500 €, no se puede tener una hipoteca de 900 €, dos asistentas en el hogar, y un Audi esperando en el garaje y pendiente del pago mensual de su letra.  No tocamos realidad y no estamos dispuestos a renunciar a los lujos y gastos de otros tiempos alegres.  Y éste es el fondo de la cuestión, que los “jefes de la familia”, no se han enterado de la situación y si lo han hecho, le piden los esfuerzos al pan de los hijos, sin renunciar, ni al Audi, ni a las asistentas del hogar, ni a la hipoteca desmesurada.  Es más, le quitan a los hijos sus ahorros para poder mantener ese falso status.

¿Cómo podemos crear riqueza?, la respuesta es fácil, trabajando.  Pero el hijo que se siente expoliado por sus padres, dice que nones, que trabaje él y se pague sus fastuosos gastos desproporcionados.

Hoy seguimos esperando que el Estados y sus Instituciones cumplan con las leyes y paguen puntualmente los servicios que les prestamos y sobre los cuales tenemos que adelantarles los correspondientes impuestos, mientras hay que esperar años a que nos sean abonados dichos servicios.

Esta situación no hay país o familia que lo soporte, porque vivir del préstamos llega un momento que nos asfixia sin solución de continuidad.

Así pues, las reformas acometidas, han ido contra aquellos que crean la riqueza y mantienen al Estado, sin que éste ponga coto a la cantidad de gastos que nos hacen insostenible el funcionamientos del país.  Véase las subvenciones a toda clase de parásitos que nada solucionan y a nadie sirven, más que a sus propios intereses, que son vivir a costa de los demás, sin aportar, ni generar nada a cambio, más que conflictividad y sectarismo político.

El jefe de la familia ha de poner orden en la misma, y sus 17 hijos, que son también familia, han de acomodarse a los ingresos que entran en la misma,  en caso contrario, cada cual irá por su lado creyéndose más que los padres que los engendraron.

Así pues, D. Mariano, no se confunda, han de acometer el ajuste de la estructura del Estado, acomodarla a las circunstancias actuales y dejar de gastar en lo que no se debe mantener.  Son muchas las partidas a quitar del presupuesto, son muchos los correctivos que hay que dar a los “hijos” si queremos que la familia siga adelante y llegue al éxito y al equilibrio.

Mucho menos Estado y más sociedad civil, que la fin a ala postre, es la que mantiene al mismo.  No nos haga soportar más cargas  a fin de mantener unos privilegios fuera de lugar y del todo exagerados.

Tenga valor y ponga a cada cual en su sitio, empezando por Vd. mismo y su partido, quite las subvenciones, las televisiones públicas, las empresas públicas y los gastos superfluos, esta situación no da para más y los vecinos, “mercado” se lo está diciendo a gritos.

 

Anuncios

Publicado el 14 abril, 2012 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. georgeorwell67

    Es lo que debería hacer. No obstante me temo que no va a ser así. Hacer eso supondría el final de privilegios para mucha gente, para la Casta. No creo que se lo permitieran. Morirán con las botas puestas puesto que de esta nos vamos todos a pique, pero sus prebendas no las tocarán. Aunque les cueste autodestruirse…

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: