Archivos Mensuales: enero 2012

Más vale una colorá, que ciento amarillo

Y como lo dicen en Cádiz, el antiguo refrán nos da a entender que es mejor hacer, o decir las cosas completas, que ir bordeando la verdad sin llegar a ella nunca.  Y todo movido por el miedo y al qué dirán.

Las espectativas puestas en el nuevo Gobierno del Partido Popular, eran grandes y por ello votamos mayoritariamente esta opción.

Las decisiones tomadas, nada más configurarse el Gabinete de Ministros y tras los dos primeros Consejos, han enfriado, de manera precipitada, las esperanzas e ilusiones de muchos que dimos la confianza en la alternativa.

Pienso que D. Mariano Rajoy y su “prudencia” va a conseguir todo lo contrario de aquello que intuíamos, es decir, poner orden y decencia en todas las instituciones, dado que el problema que sufrimos no es solamente económico.

Ha optado el Presidente por pasar página y dejar en el olvido los escándalos, la corrupción y el desgobierno de Zapatero, es más, lo ha condecorado.  Toda una declaración de intenciones, tal como hizo Aznar con los Gal.

No existe libertad sin justicia y no existe justicia sin independencia. Vemos, asombrados, que en este sentido, el de la independencia de la justicia, no se han tomado medidas algunas.  Igualmente, vemos que aquellos que se han lucrado de sus puestos, tanto en Gobiernos, Comunidades, Ayuntamientos, Bancos y Cajas, se van de “rositas” con los bolsillos llenos, habiendo dejado a la sociedad en la más absoluta de las ruinas, aumentada con unas deudas faraónicas.

Pero, señores, aquí no pasa nada.  Se indulta a un banquero corrupto y condenado, se dan ventajas a los presos etarras, mientras un pobre desgraciado permanece en prisión 36 años por delitos comunes, seguramente fruto de no haber tenido acceso a una vida digna y protegida en esta mal llamada “Sociedad del bienestar”.  ¿Bienestar para quien?.  Toda una mentira, un despropósito.

Se congelan los sueldos a funcionarios, se congelan las oposiciones al funcionariado, se sube el IRPF, el gas, los transportes y las autopistas, pero no se tocan privilegios a los de siempre, los políticos.

Igualmente no se dice nada de los miles de “asesores” que tienen, ni de los sueldos que nos roban a todos, ni de las subvenciones a miles de organismos públicos que nos hacen imposible ser competitivos.  En definitiva, se nos sigue vendiendo humo con medidas que simplemente recáen en los más débiles, los que trabajan bajo una nómina.

Vemos,  que la penetración de la clase política en actividades privadas continúa.  Siguen en los consejos de administración de cajas, de grandes empresas o corporaciones, blindando sus sueldos y retiros, sea cual fuere su gestión.

Sr. Rajoy, las cosas son más fáciles y justas si se quieren hacer.  Ponga Vd. una página en la declaración de la renta donde cada cual dé su aportación al partido que quiera, al sindicato que desee o al organismo u ONG que le apetezca.  Además de que los afiliados paguen sus cuotas a aquellas asociaciones a las que quieran pertenecer.  ¿No se hizo esto para Iglesia Católica?, pues aplicaros el cuento y todo sería más fácil y justo.

Pero no, Vd. y su partido, que lo sostiene, nos han engañado, o al menos defraudado al no entrar a saco con las medidas que le hemos hecho llegar por las redes sociales, las mismas, que se van a encargar de que no vuelva Vd. a decepcionarnos.

Y le doy un ejemplo; el PSOE, es decir ZP, el primer día de su Desgobierno, echó por tierra el Plan Hidriológico Nacional, traicionó las alianzas internacionales con la salida de Irak, derogó la Ley de reforma de la enseñanza, etc, etc.  Por eso, más vale una vez colorá, que ciento amarillo.

Aprenda a echarle valor en la toma de decisiones y procure de una vez por todas sacar a este país del siglo XIX, aunque a juzgar por lo visto y oído, Vd. se encuentra muy a gusto.