El día de la Hispanidad

Desfile día de la Hispanidad

Desfile día de la Hispanida

Decía la Ministra de “Defensa” que quería hacer del día de la Hispanidad una fiesta más civil y menos militar.  A la vez se ocupa afanosamente de alimentar el independentismo catalán como buena nacionalista declarada.  Uno de tantos anacronismos de este Gobierno partidista e ideologizado anclado en el siglo XIX.

Curiosamente lo más atractivo de esta fiesta nacional es el desfile militar y el homenaje que hace la población a sus Fuerzas Armadas, a las cuales honra y reconoce su abnegación, disciplina y silencio en sus sacrificios diarios.  Éstos no son pocos, dado que durante estos años oscuros del zapaterismo, han sufrido la politización y el partidismo a ultranza, marginando y pretendiendo empobrecer la abnegada misión de nuestras fuerzas armadas en las misiones fuera de nuestras fronteras.

Igualmente han padecido los recortes presupuestarios año tras año, teniendo que realizar sus funciones en las más precarias condiciones.  Aún así, no han logrado menoscabar su dignidad.

Estoy de acuerdo en hacer más participativa la fiesta Nacional y además en darle un toque más pedagógico, de manera que muchos de los niños y jóvenes que asisten a la celebración puedan interrogarse sobre la historia gloriosa de nuestros grandes militares.

Por ejemplo, introduciría una representación de lo que fueron las Órdenes Militares, Calatrava, Hospitalarios, Templarios, Santiago, etc. Igualmente haría desfilar una representación de aquellos famosos tercios viejos y sus formaciones con picas y arcabuces, que nos hicieron invencibles y temidos en todo el mundo conocido, antes de entrar en la era moderna actual con su despliegue de tecnologías motorizadas.

Ya sabemos que el amor por nuestra gloriosa historia, única y sin parangón en el mundo, no es ni amada, ni difundida por los políticos, sean del color que sean, apurados y preocupados en el corto plazo y el la recaudación del voto mediante promesas y solicitud de confianzas.

Simplemente con actos como el de hoy, ganaríamos en conocimiento de nuestra historia.  No digamos nada si cuidáramos nuestro patrimonio histórico, único por su belleza, calidad y cantidad a lo largo y ancho de toda nuestra geografía.  Sin entrar en el beneficio económico que ello nos reportaría, simplente haciendo rutas por los castillos de la edad media.

¡Cuánto queda por hacer para despertar el amor a nuestra historia!

Anuncios

Publicado el 12 octubre, 2011 en Pensamiento, Social. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: