Archivos Mensuales: mayo 2011

Sostenella y no enmendalla

Acampada en Sol

Acampada en Sol

Han pasado ya unos días desde las elecciones locales y autonómicas.  He de confesar que no salgo de mi asombro y de ahí, que no haya escrito, ni comentado nada al respecto.

Reposar el impacto y digerirlo, no ha sido fácil, al menos para mí.

Si bien es verdad que el Partido Popular ha salido claramente aventajado en el escrutinio, tampoco hemos de olvidar que por el momento las directrices de la política nacional está marcada por el Gobierno socialista.  Éste, que anda sumido en la confusión y la lucha interna por el poder, olvida que el país se encuentra en pleno colapso, tanto social, como económico.

Mis reflexiones van otros caminos al la situación creada tras las pasadas elecciones.  Veamos; tanto el PSOE, como el PP y demás partidos, andan del todo al pairo de lo que está ocurriendo, de verdad, en la sociedad.  Nada más hay que pasarse por la Puerta de sol, estemos o no de acuerdo en ellos, para darse cuenta de que la sociedad está más que divorciada con los planteamientos y fundamentos sociales y políticos de los partidos tradicionales.

El problema se encuentra en que las estructuras y las ideas de sociedad, a día de hoy, chocan con las demandas sociales y las inquietudes de los ciudadanos.

Tanto PSOE, como PP, siguen apostando por las mismas estructuras que nos han situado, a día de hoy, en la miseria, el descrédito y la injusticia representativa.  Y es de esto de lo que se quejan los jóvenes y no tan jóvenes.

Hoy más que políticos con ideologías anticuadas, se requiere de buenos y competentes administradores.  Es decir verdaderos especialistas en las distintas áreas que mueven las sociedades.  Que éstos, puedan representar las voluntades reales de los ciudadanos lejos de tintes decimonónicos ya trasnochados y fuera de la realidad actual.

Hoy, necesitamos de libertades, de representación equitativa, de eliminación de privilegios, de justicia en la distribución de las riquezas producidas por la sociedad.  Y sobre todo, de una educación no partidaria, ni regionalista o nacionalista tendenciosa y falaz.

Mientras esto no lo planteen los actuales partidos, no habrá tarnquilidad social, confianza en los mercados, competitividad en las empresas y reconocimiento internacional.

Tristemente no veo a ningún partido, de los actuales, proponer dichas alternativas y por lo tanto, no veo una salida estable al próximo futuro.  De momento unos, PSOE, se tiran a la yugular, y otros, el PP, se sientan a ver cómo el difunto de su enemigo pasa por delante de su puerta.

En definitiva, amigos, que ninguno está por la labor de enmendar la situación estructural y de fondo, que tras treinta años de democracia, nos a traido a este punto del todo disparatado.

Vivimos aún en el siglo XX y muy al principio del mismo.

Anuncios