Seres que deciden vivir juntos

Logo

La paraja, comunicación

Tienen razón los que afirman que estamos asistiendo a una revolución de conceptos y costumbres sin parangón con los que se intenta manipular y difundir  con normalidad un sucedáneo de la Familia.

Me refiero a la obra patrocinada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, “Retratos de familia: miradas a las familias españolas del siglo XXI“, en la que se recoge más de un centenar de fotografías  y  con las que se nos pretende vender  una nueva realidad de las familias españolas amparándose en que “en este siglo XXI los españoles le hemos dado la vuelta a la institución para abrirla a los nuevos tiempos”.

Por esta razón, en el libro de una gran calidad fotográfica, no lo dudo, aparecen, junto a las Familias  (con mayúscula), “grupos de seres humanos que deciden vivir juntos”, de “todos los colores, nucleares, interraciales, monoparentales, reconstituidas, numerosas, homosexuales, de acogida o adopción, convencionales…” , según declaraciones de Rosa Regás, directora de la Biblioteca Nacional y responsable de esta publicación.

Afortunadamente, la Familia es lo que es y seguirá siéndolo, a pesar de que los progres se empeñen en modificarla para tranquilizar su conciencia. Es más, cambiar el significado de la palabra Familia, adulterar el concepto para engañar a la sociedad y modificar su comportamiento, me parece sencillamente  lamentable e ineficaz.

Los que tenemos la suerte de gozar de una Familia autentica sabemos de lo que hablamos y asumimos, porque no decirlo claramente,  que somos objeto de envidia  del que “quiere” ser como nosotros.

Y si usted quiere conseguir una Familia que  se pueda escribir con mayúsculas solo tiene que intentar que no sea “una construcción sociológica casual, fruto de situaciones particulares históricas y económicas” sino más bien  “una institución intermedia entre el individuo y la sociedad…que se apoya sobre todo en una profunda relación interpersonal entre el esposo y la esposa, sostenida por el afecto y comprensión mutua. El amor entre el padre y la madre ofrece a los hijos una gran seguridad y les enseña la belleza del amor fiel y duradero.

La familia es un bien necesario para los pueblos, un fundamento indispensable para la sociedad y un gran tesoro de los esposos durante toda su vida. Es un bien insustituible para los hijos, que han de ser fruto del amor, de la donación total y generosa de los padres”.

Anuncios

Publicado el 9 marzo, 2011 en Pensamiento, Social. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: